29/01/2014
Enrique de Ossó
Uno de los acontecimientos teresianos más sorprendentes fue la multitudinaria peregrinación que, en agosto de 1877, condujo a más de 4000 peregrinos hacia el lugar del nacimiento de santa Teresa de Jesús en Ávila y hasta su sepulcro en Alba de Tormes.

El alma de aquel impresionante evento fue el sacerdote catalán Enrique de Ossó y Cervelló. Entusiasmado desde nińo por la personalidad y la lectura de las obras de la Santa de Ávila, Enrique encontró en la doctrina de Teresa de Jesús la inspiración de su vida espiritual y su apostolado.

El exitoso libro “Cuarto de hora de oración”, con el que enseńó el arte de la oración, es sólo la punta de un iceberg de numerosas obras apostólicas con sabor teresiano entre las que se encu... Ver más